¿Qué sucede con mi alarma de seguridad en caso de un corte de energía?

Los sistemas de alarma de seguridad son una de las formas más efectivas de seguridad en el hogar, incluso cuando no hay electricidad.


Siempre ha existido el mito de que si hay un corte de energía las alarmas dejarán de funcionar y la casa quedará completamente vulnerable a ataques de ladrones o de ocupación ilegal, pero esto es completamente falso.


Actualmente, las alarmas están preparadas para hacer frente a estas situaciones de corte de energía. Los sistemas de seguridad tienen baterías adicionales y tecnología inteligente que envía una notificación instantánea al centro de control y al propietario. En ningún caso dejarán de funcionar las alarmas.
Hay diferentes tipos de alarmas: alarmas de suelo, alarmas de ocupantes ilegales, alarmas cableadas, etc. Y cada una de ellas tiene una batería adicional incorporada y continúa funcionando incluso cuando hay un corte de energía.


Si el corte de energía no se resuelve dentro de un cierto período de tiempo, las baterías adicionales comenzarán a descargarse. Así le indican al panel que proceda con el protocolo de cambio de batería.


Duración de la batería de una alarma doméstica


Sabemos que las alarmas continúan funcionando a pesar de un corte de energía, pero ¿ cuántas horas dura la batería?


El tiempo de funcionamiento de las baterías depende sobre todo del estado de carga, cuanto más se carga, más dura incluso sin una fuente de alimentación enchufable. Otra razón es el estado de la batería en sí, cuanto más nueva sea la batería, más durará.


Además, depende de la cantidad de detectores y sensores conectados a la casa.


Por estos motivos, se recomienda comprobar de vez en cuando el estado de las cámaras, cableado, batería, etc. Cabe señalar que la vida útil varía entre 2 y 5 años.


En el caso de que las alarmas se queden sin batería y se produzca un corte de corriente, sólo quedan inoperativas y por tanto se llama directamente a la central para establecer comunicación.


La duración estimada de la batería de una alarma de espera puede oscilar entre 4 y 6 horas. Hay que tener en cuenta que siempre hay un mayor consumo cuando el dispositivo envía una alarma y enciende las cámaras de vigilancia.


Por lo tanto, la revisión periódica de expertos es esencial para monitorear y administrar el estado del sistema de seguridad.